viernes, 22 de noviembre de 2013

RAJOY

En medio de la travesía del desierto en que se nos ha convertido esta crisis inacabable, emerge la figura de este político atípico, en cuyo programa aparece una única meta: RESCATARNOS DE LA CRISIS CUESTE LO QUE CUESTE y CAIGA QUIEN CAIGA. Lo que pasa es que quienes caen son los miembros de la sociedad más débiles. Al parecer, tampoco pierde el sueño por la previsible pérdida de votos que conlleva esa filosofía. Lleva marcada a fuego en su programa la doctrina Merkel ("el reformador preferido de Merkel"), y a ella se aferra. 
Es cierto que llegó a la Moncloa aireando promesas de bajadas de impuestos y de mejoras sociales varias y que, una vez en el sillón, se ha olvidado de su programa electoral; pero esto, piensa él, es un pecado venial ante la perentoriedad de acometer decisiones inmediatas.
Últimamente ha cambiado algo en su persona, está volviendo a su condición de político. Ahora, en el ecuador de la legislatura, ve "brotes verdes" y promete crear un millón de puestos de trabajo en los dos próximos años. Que Vd lo vea, y sepa que muchos que le votaron hace dos años SE HAN DESAPUNTADO.
Publicar un comentario